Inicio > ciudadanos, elecciones, Gobierno, Sistema electoral > Sistema Proporcional Personalizado

Sistema Proporcional Personalizado

Se trata de un modelo electoral que es juzgado por todos loes expertos como el más justo, sólo superado por el llamado Voto Único Transferible. Este último, sin embargo, tiene la pega de ser realmente complejo en circunscripciones amplias (se tienen ordenar según la preferencia del votante todos los diputados a elegir, lo que en alguna circunscripción es más de 30) y arroja muchos votos nulos.

El Sistema Proporcional Personalizado es simple, directo y logra conjugar la proporcionalidad y la vinculación de los ciudadanos y sus representantes. Para comprender como funciona, podemos comenzar por explicar el modelo alemán.

En primer lugar, se efectúan dos votos independientes y no uno. En el primer voto se elige al Partido cuya lista cerrada se presenta a las elecciones. Los votos obtenidos reparten los escaños por un sistema proporcional. Se denominan “Mandatos Totales”.

En segundo lugar, se vota a las personas, a los candidatos que los partidos presentan en las respectivas circunscripciones, casi todas unipersonales (es decir, se elige al más votado por un sistema mayoritario). Estos votos se denominan “Mandatos Directos”.

¿Cómo se hace el reparto de escaños? Es sencillo, los mandatos directos se restan a los mandatos totales para garantizar la proporcionalidad. La paradoja se da cuando un partido obtiene más Mandatos Directos que Mandatos Totales. Entonces se crean los llamados “escaños adicionales”. En la actualidad existen 24, todos en manos del partido de Merkel, razón por la que lograron la mayoría. El Constitucional Alemán ya ha exigido que se modifique el sistema antes de las elecciones generales de este año, cosa que aún no han  hecho.

Para superar este escollo, basta con modificar un poco el modelo. En Alemania se eligen prácticamente un 50% de Mandatos Directos. En otros países, como Escocia, Gales o Nueva Zelanda, la correlación entre proporcional y directo es distinta, evitando el escollo de tener que “ampliar el Congreso”. En cualquier caso, el debate más importante no está tanto en la cuestión de la correlación cómo en la introducción de barreras. En Alemania, por ejemplo, se exige un 5% de los votos en todo el territorio o tres mandatos directos. En España, con los resultados electorales, esto excluiría a partidos como IU y UPyD, que apenas obtendrían mandatos directos y no han superado la barrera del 5% de los votos.

El sistema, para que pueda ser aplicable a la realidad Española exigiría la supresión de esta barrera, la cual está también en la base de la necesidad que tiene el modelo alemán de crear “escaños adicionales”. Los partidos que no alcanzan ese altísimo listón del 5%, restan muchos votos a las candidaturas presentadas por los partidos. En consecuencia, la representación proporcional que obtienen es menor a los Mandatos Directos que reciben, pues muchos ciudadanos, sabiendo que un partido pequeño no podrá obtener un Mandato Directo, los vota en el Mandato Total. El problema es que, si el partido que ha recibido estos votos no logra el 5% en toda Alemania, los votos se pierden, y quedan inflados los Mandatos Directos. 

Anuncios
  1. 09/02/2013 en 5:43

    Aunque sea más complejo y pudiera aparecer la picaresca yo me quedaba con el primero. Podemos crear un sistema informático (yo no pero por ahí seguro que hay quien lo haga) que maneje toda esa información el problema sería si confiaríamos en quien a su vez maneja el sistema y en eso no cambia mucho del actual pues estamos/estaríamos en sus manos. Un voto perdido es un desperdicio que no nos podemos permitir y si con un nuevo sistema aún se pierden pues no ganamos nada. Como mal menor no me parece tan mal que por contabilidad de votos se tengan que crear una decena de escaños no más, habría que ajustar el porcentaje para que esto fuera así se puede hacer progresivamente si de momento hay que poner más se hacen bancos corridos y que se apretujen un poquito. Ah y el sueldo también a repartir entre todos.
    Este sistema supongo sin conocer cómo funciona en Alemania nos traerá profesionalización en la política pues los partidos se disputarían los políticos que sean queridos por el pueblo que salvo metedura de pata grave por su parte (imputación, etc) cambiarían poco.
    Actualmente por todos lados nos cuelan asesores de los asesores con nombramientos a dedo sin Rpt, estudio de su viabilidad aprobado por mayoría o participación popular alguna, ahí es donde había que tener tolerancia cero.

    • 12/02/2013 en 11:30

      Toda la razón. Las nuevas tecnologías deberían ayudar a la democracia. No sólo en la simplificación de procesos, también en la participación activa de la sociedad. Por desgracia, no es un campo que parezca interesar y no se avanza tan rápido como en otros.

      El Voto Único Transferible es el más justo de los sistemas conocidos y el favorito de los politólogos. Te doy toda la razón. Debería ser el ejemplo a seguir. Sin embargo, y dada la realidad territorial de España, creo que la reforma del sistema electoral siguiendo el “modelo alemán” cosecharía más consenso. Pero sería, como bien dices, un mal menor.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: