Archive

Posts Tagged ‘Judíos’

Los intelectuales del Reich vuelven a la carga

04/03/2013 1 comentario

Hans- Werner Sinn es a la economía lo que Dan Brown a la literatura. Su popularidad y reconocimiento público no va a la zaga de sus aportaciones económicas. En realidad, nunca ha hecho una sola aportación económica importante. Toda su carrera profesional se ha basado en el autobombo y la polémica para captar la atención mediática.

Su cuidada imagen, con barba a lo capitán Ahab – e igual de trastornado, dogmático y fanático que él personaje de Moby Dick –, le ayudó a lograr el protagonismo necesario para vender sus libros como rosquillas y ganarse un puesto entre los gurús alemanes de las finanzas. ¿Cuál era su mensaje? Uno sencillo, directo y fácil de entender: <<Dentro de unos años, nuestros hijos se verán obligados a ir al Sur de Europa a recuperar nuestro dinero>>. Un lema que pronto se convirtió en el lema de la derecha alemana e inauguró la política exterior y económica del cuarto Reich. Igual que antes se acusaba a los judíos o los gitanos de los males que sufría la Gran Alemania; ahora se busca en los países mediterráneos a los chivos expiatorios sobre los que intentar levantar un nuevo Reich de los mil años.

La cosa no pasaría de anécdota de no ser porque Hans- Werner Sinn es el economista de cabecera de Merkel y una de las figuras más populares de Alemania. Su mensaje ha calado en la sociedad germana hasta límites insospechados. Hoy en día, es difícil encontrar a un solo alemán que no crea que el mayor riesgo para Alemania sea el supuesto despilfarro de los países del sur. Países en los que, por otra parte, sus castas políticas han reaccionado demasiado tarde a la agresión continua. No olvidemos que la manera habitual de referirse a nosotros es la de PIGS, cerdos en inglés. Una expresión que da muestra de las bases ideológicas últimas que sustentan las corrientes de austeridad promulgadas por los alemanes.

Ahora que cada vez hay más voces críticas en el seno de la UE, este grupo de intelectuales del Reich económico de Alemania vuelve a la carga, esta vez para asegurar que España aún debe sufrir diez años de crisis y austeridad, como mínimo, hasta lograr una devaluación interna cercana al 30%. Pero aquí no ha de quedar la cosa, porque algunos países, como Grecia y Portugal deberán marcharse del euro. Y continúan: Francia, objetivo final del Reich, también deberá sufrir una devaluación interna del 20% en un periodo de tiempo similar. Y mientras todo esto ocurre en los países no germanos, Alemania y el resto de los arios, como Austria, deberán procurar una expansión cercana al 20%. Dicho de otro modo, se trata de situar la economía de los países no germanos en una proporción de ½ frente a la germana. Se trata de reducir nuestro PIB a la par que crece el de Alemania a fin de lograr que nuestros costes equivalgan al 50% de los costes alemanes y ellos aumentar un mínimo de un 20% su poder adquisitivo.

La cuestión importante es, pues, cuando vamos a pasar de una puñetera vez a la ofensiva y vamos a plantarnos para evitar que logren, mediante el uso de las políticas económicas aquello que no lograron con los tanques: una Europa bajo el yugo germano. Y es que esto no es una crisis; es una guerra por el control del viejo continente y la creación de una masa amplia de ciudadanos de segunda clase, sin derechos sociales, laborales ni sanitarios

La hipocresía de lo políticamente correcto

Uno de los peores hábitos de nuestra sociedad es intentar contentar a todos, rendir culto a lo políticamente correcto y evitar que tus palabras puedan levantar ninguna ampolla. Se trata de un ejercicio de autocensura que termina por someter la libertad de pensamiento y expresión en una parodia.

Los últimos ejemplos de la dictadura de la corrección los encontramos en las críticas hacia una película que cuestiona el islamismo o las viñetas satíricas del semanario francés Charlie Hebdo. No debemos olvidar que, en relación al fin que algunos acusan de provocar los disturbios islamistas que han sacudido el mundo, un juez de los Ángeles lo ha considerado legal, amparado por la libertad de expresión y ha rechazado el intento de bloquear su acceso a Internet. En el caso del semanario francés, que equivaldría a nuestro Jueves, es una publicación satírica, divertida, desenfadada, que no deja títere con cabeza, y que en otras ocasiones ha satirizado también a líderes religiosos católicos, judíos o a políticos franceses y europeos, sin que nadie se haya rasgado las vestiduras por ello.

No podemos admitir el doble rasero que algunos pretenden imponer sobre cuestiones relacionadas con el islam, la inmigración o el multiculturalismo. Igual que no es admisible que algunos se amparen en el derecho a manifestación para intentar deslegitimar a la democracia, rodeando el Congreso de los Diputados y con amenazas contra los representantes electos, tampoco podemos tolerar que existan individuos o grupos que pretendan subvertir los valores de la sociedad que los acoge.

La libertad de conciencia, ideología, religión y expresión son parte consustancial de la sociedad occidental. Se ha luchado mucho por disfrutar de ellos y no podemos renunciar a su uso por temor a ser mal interpretados por sectores radicales y violentos del mundo musulmán. El laicismo, que tantas veces he defendido, no puede regir solo sobre los cristianos. Eso sería absurdo y discriminatorio. Sería, también, el principio del fin de nuestra cultura. Y eso es algo que no deberíamos permitir.

Comprendo que algunos musulmanes se sientan ofendidos por estas viñetas. Yo también me siento ofendido por las declaraciones que ha hecho Cristina Fernández sobre España y no voy a manifestarme ni intentar asaltar la embajada de Argentina. Es más, haría cuanto estuviese en mi mano para impedírselo a quien lo intentase. Esto no significa que tenga que callarme, mirar para otro lado o poner la otra mejilla. Exijo al gobierno de España una acción firme, y critico el régimen argentino con los medios democráticos que tengo a mi alcance. Si acaso me equivoco, o me paso de la raya, soy el primero en reconocer el error y pedir disculpa. No es que sea mejor que los demás, para nada, solo soy europeo, educado en una cultura que respeta la diversidad, pero que también se ha sublevado siempre contra los totalitarismos, políticos o religiosos. Y que espero lo siga haciendo en el futuro.

Resulta vergonzoso escuchar algunos comentarios que condenan las caricaturas de Charlie Hebdo, e incluso piden cárcel para sus autores pero se callan como putas cuando hay que calificar el video de unos inmigrantes que ridiculizan a España, aseguran que todos hemos chupado pollas y emplea los acordes del himno español en su ofensa.

http://youtu.be/YXQ4a_-Clok

Esos mismos que critican las caricaturas de mahoma, guardan silencio ante agravios y provocaciones como esta. Sin embargo, pondrán el grito en el cielo cuando escuchen uno de los últimos videos de youtube que causa furor en el Reino Unido.

http://youtu.be/kzIEnL8FxUE

La letra, que versiona el himno de Inglaterra, comienza con un claro y contundente <<Nosotros pagamos vuestros beneficios / vosotros amáis nuestros beneficios / es por eso que estáis aquí>>. Otra de sus estrofas recuerda <<trabajamos para pagar vuestras facturas / los gastos del dentista y las pastillas / Nosotros pagamos vuestros subsidios / Es por eso que estáis aquí>>. Esta canción será para muchos obscena, incendiaria, provocadora, racista, etc, etc. Sin embargo, utilizar el himno de España para llamar a todos los españoles chupa pollas y asegurar que la inmigración ha traído <<una disciplina nueva>> y que lo tendremos que <<aceptar>>, en plan trágala, no merecen ninguna crítica para los apasionados de lo políticamente correcto. Deberían hacérselo mirar.

 

A %d blogueros les gusta esto: