Archivo

Posts Tagged ‘PIB’

Los intelectuales del Reich vuelven a la carga

04/03/2013 1 comentario

Hans- Werner Sinn es a la economía lo que Dan Brown a la literatura. Su popularidad y reconocimiento público no va a la zaga de sus aportaciones económicas. En realidad, nunca ha hecho una sola aportación económica importante. Toda su carrera profesional se ha basado en el autobombo y la polémica para captar la atención mediática.

Su cuidada imagen, con barba a lo capitán Ahab – e igual de trastornado, dogmático y fanático que él personaje de Moby Dick –, le ayudó a lograr el protagonismo necesario para vender sus libros como rosquillas y ganarse un puesto entre los gurús alemanes de las finanzas. ¿Cuál era su mensaje? Uno sencillo, directo y fácil de entender: <<Dentro de unos años, nuestros hijos se verán obligados a ir al Sur de Europa a recuperar nuestro dinero>>. Un lema que pronto se convirtió en el lema de la derecha alemana e inauguró la política exterior y económica del cuarto Reich. Igual que antes se acusaba a los judíos o los gitanos de los males que sufría la Gran Alemania; ahora se busca en los países mediterráneos a los chivos expiatorios sobre los que intentar levantar un nuevo Reich de los mil años.

La cosa no pasaría de anécdota de no ser porque Hans- Werner Sinn es el economista de cabecera de Merkel y una de las figuras más populares de Alemania. Su mensaje ha calado en la sociedad germana hasta límites insospechados. Hoy en día, es difícil encontrar a un solo alemán que no crea que el mayor riesgo para Alemania sea el supuesto despilfarro de los países del sur. Países en los que, por otra parte, sus castas políticas han reaccionado demasiado tarde a la agresión continua. No olvidemos que la manera habitual de referirse a nosotros es la de PIGS, cerdos en inglés. Una expresión que da muestra de las bases ideológicas últimas que sustentan las corrientes de austeridad promulgadas por los alemanes.

Ahora que cada vez hay más voces críticas en el seno de la UE, este grupo de intelectuales del Reich económico de Alemania vuelve a la carga, esta vez para asegurar que España aún debe sufrir diez años de crisis y austeridad, como mínimo, hasta lograr una devaluación interna cercana al 30%. Pero aquí no ha de quedar la cosa, porque algunos países, como Grecia y Portugal deberán marcharse del euro. Y continúan: Francia, objetivo final del Reich, también deberá sufrir una devaluación interna del 20% en un periodo de tiempo similar. Y mientras todo esto ocurre en los países no germanos, Alemania y el resto de los arios, como Austria, deberán procurar una expansión cercana al 20%. Dicho de otro modo, se trata de situar la economía de los países no germanos en una proporción de ½ frente a la germana. Se trata de reducir nuestro PIB a la par que crece el de Alemania a fin de lograr que nuestros costes equivalgan al 50% de los costes alemanes y ellos aumentar un mínimo de un 20% su poder adquisitivo.

La cuestión importante es, pues, cuando vamos a pasar de una puñetera vez a la ofensiva y vamos a plantarnos para evitar que logren, mediante el uso de las políticas económicas aquello que no lograron con los tanques: una Europa bajo el yugo germano. Y es que esto no es una crisis; es una guerra por el control del viejo continente y la creación de una masa amplia de ciudadanos de segunda clase, sin derechos sociales, laborales ni sanitarios

Anuncios

Un nuevo eufemismo: riesgo de sostenibilidad

15/09/2012 1 comentario

Riesgo de sostenibilidad, o vais de culo, en caída libre, pintan bastos, eso es lo que ha dicho el BCE sobre la situación de la duda en España. Las medidas de consolidación fiscal y presupuestaria de Rajoy son tan increíbles como las novelas de ciencia ficción de Max Brooks. Nadie cree que el gobierno cumpla sus compromisos; y son tantas las veces que hemos enunciado las razones que resulta tedioso volver a insistir, pormenorizadamente, en todas y cada una de ellas, pero que se resumen en lo evidente: sin reactivación económica no hay recaudación.

Decía Sir Winston Churchill que <<una nación que intente prosperar a base de impuestos es como un hombre con los pies en un cubo tratando de levantarse tirando del asa>>. Rajoy ha subido impuestos hasta el punto de asfixiar la economía, ahogar el consumo y hundir los pocos sectores que aún resistían la difícil situación que vive nuestro país. Su torpeza y ceguera solo es superada por la del coro de aduladores que le rodean.

Los recortes en el gasto público solo han contribuido a perjudicar a las clases más desfavorecidas, a la par que ha supuesto una contracción de la demanda nacional y por ende del PIB. Los impuestos se han cebado con las clases medias, motor indiscutible del progreso, restándoles poder adquisitivo y llevándolos a un punto insostenible en el que incluso está en peligro su propia futuro, no hablemos del de sus hijos.

Con la habitual retórica que caracteriza la política europea, el BCE ha señalado al autentico problema que tiene ahora mismo España: Mariano Rajoy. Desde que llegó al gobierno, pagamos más impuestos, recibimos menos prestaciones, la deuda no ha dejado de crecer, cada vez pagamos más por los préstamos que nos conceden, estamos hundidos en la recesión y tan agotados emocionalmente que casi no nos quedan fuerzas para resistir ante el inminente rescate y consecuente intervención de nuestra soberanía nacional. Llegados a este punto, Rajoy debería dimitir esta misma semana, es una necesidad urgente.

 

Tomar la calle

Hoy jueves, están previstas concentraciones en todas las capitales de provincia para manifestar la repulsa contra las políticas de Rajoy. Como en los días sucesivos, donde colectivos como el de los bomberos y policías han estado encabezando algunas marchas, confiamos en la participación masiva de la población. Es la única manera de hacer rectificar a un gobierno sordo a toda razón o argumento.

El recorte de 65.000 millones que anunció Rajoy, la subida de impuestos y el resto de las medidas leoninas que se ceba en los más débiles son inútiles. La prima de riesgo sigue 200 puntos por encima de los precios que se justificarían con nuestros fundamentales y las previsiones de recesión para el 2013 son de más de medio punto sobre el PIB, a causa de estas medidas.

Incluso el FMI cuestiona veladamente las políticas de Rajoy. Han sido los primeros en revisar a la baja nuestras expectativas para el año próximo, donde ya auguran una caída de, como mínimo, el 0,6% de nuestro PIB. Rajoy ¿es usted imbécil? ¿No se da cuenta que el problema no está en los funcionarios  ni en los parados? ¿Quiere hacer el favor, de una maldita vez, de darse cuenta que el problema de deuda de los mercados es un problema de la arquitectura de la moneda única?

Hans-Olaf Henkel, uno de los ideólogos de esta pifia de moneda que nos colaron, ha repudiado públicamente su criatura, a la que califica como <<el mayor error de su vida>>. Es uno de tantos y tantos economistas que consideran que sólo una reforma en profundidad del euro puede salvar la economía del continente.

Pero Rajoy no atiende a razones. Mucho menos Soraya, Esperanza o Cospedal. Sus verdades son absolutas. Y si no gusta, pues <<que se jodan>>, como dijo la Fabra. Bien, pues los españoles no nos resignamos a sus verdades de sacristía y penitencia. Saldremos a la calle de manera pacífica y democrática. Os lo pasaréis por el forro, como siempre. Mañana saldrá la <<Espe>> y escupirá alguna de sus lindezas contra los manifestantes. Vale, lo sé, pero ¿sabéis una cosa? Si ladran es que cabalgamos, que se jodan. 

Las cifras de la vergüenza

Caritas, organización vinculada a la Iglesia, y por tanto lejos de ser herramienta de las hordas rojas dirigidas por los masones del PSOE, ha hecho público un nuevo estudio sobre la pobreza en España. He aquí algunas cifras:

–          El 22% de los españoles vive bajo el umbral de la pobreza.

–          580.000 familias tienen a todos sus miembros en paro y han perdido todos los subsidios.

–          España es uno de los países europeos con mayor tasa de pobreza, situada en el 21,8%, frente al 16,4% de media de la Unión Europea. Solo nos superaba Rumanía y Letonia en el momento de la elaboración del estudio, es posible que ahora también estemos haciendo manitas con Grecia en este club de los más pobres.

El informe revela que en España la pobreza ha crecido más que en ningún otro país de la Unión Europea desde que comenzó la crisis. Somos el país de mayor desigualdad entre ricos y pobres, y el poder adquisitivo de las familias se ha reducido en el último año en un 4%, haciendo muy difícil – casi una heroicidad – llegar a fin de mes.

La receta del PP para dar la vuelta a esta situación es abaratar el despido y reducir salarios. Se olvidan, bueno, no olvidan, pero tratan de ocultar a la opinión pública la realidad injusta e insostenible del reparto de la riqueza del país. Según los datos del INE, los salarios suman en España el 46% del PIB. Es decir, somos uno de los poquísimos países del mundo en los que las rentas de los empresarios, aún siendo muchísimos menos, superan al conjunto de las rentas salariales.

Una Tragedia Griega

Hace casi dos años que se vienen aplicando recetas de ajuste en Grecia. En ese tiempo, las obsesiones germanas han provocado que el paro se duplique, el salario se reduzca en más de un 20%, que cerca de un 15% de las familias griegas no tengan ningún ingreso, y que la economía se siga contrayendo a velocidad de vértigo (un 5,5% del PIB en 2011). Siquiera se ha logrado controlar el déficit público, pues los recortes han colapsado la economía desplomando los ingresos públicos, forzando a nuevos recortes que deterioran aún más la maltrecha economía griega.

En esta situación, la evasión de divisas es una práctica habitual. Se cree que más de 200.000 millones de euros han salido de Grecia camino de países como Suiza. Una cifra que equivale al 60% del PIB. Una sangría que dificulta aún más la salida de Grecia de la crisis en la que se encuentra.

Y en medio de esta tormenta económica y social, el gobierno heleno se ha visto obligado a subir un 18% el presupuesto militar. ¿Por qué? Para comprar a Alemania un par de submarinos y casi 250 tanques. ¿Vergüenza? No, Europa en manos de Merkel. 

Malos augurios

En los últimos días se han conocido muchas previsiones sobre la economía española. Proyecciones nada halagüeñas que evidencian las dificultades con las que nos toca lidiar y lo lejos que queda aún la salida de este túnel.

El Banco de España ha cifrado la destrucción del PIB en un 1,50% para este año como consecuencia, sobre todo, de la contracción de la demanda interna y la inestabilidad de los mercados internacionales.

La subida de impuestos, que resta poder adquisitivo a las familias; la obsesión por el déficit, que niega la inversión pública y hunde la demanda nacional; y la escasez de crédito a las familias y empresas, imposibilitando las inversiones a medio y largo plazo, son las razones últimas de las nefastas predicciones económicas.

Al ser este un año en el que se sucederán reformas en todos los ámbitos, muchas de ellas en los propios mercados financieros (dentro de poco quedará regulado en Europa el mercado de derivados) y en la Unión Europea, puede que los augurios no terminen siendo tan negativos como hoy los dibujan, pero lo que resulta cada vez más claro es que no lograremos ver luz al final del túnel hasta que no se dinamice la demanda.

Por mi parte, sigo creyendo que es un error centrar las reformas en el mercado laboral y en otras medidas de ajuste de la oferta, pues la propia lógica del mercado ya ha provocado una suficiente corrección. Es el momento de asumir la obligación del Estado de incentivar la demanda.

A %d blogueros les gusta esto: