Archive

Posts Tagged ‘subida’

De Irresponsables e irresponsabilidades

Para muchos, “tomar el congreso” es un acto de heroísmo, de irreverencia social y lucha por nuestros derechos, pero la realidad es que es justo lo contrario. Ampararse en la democracia para justificar su deslegitimación es una actitud vergonzosa y vergonzante.

En gran parte de los países desarrollados, existe un área de exclusión que rodea las sedes de los parlamentos, manteniéndolos, de manera constante, alejados de la presión social y de las manifestaciones.

Resulta que a los diputados, yo los he elegido. Igual que usted. Por eso me creo en el derecho de mentarles a la madre y cagarme en ellos cada vez que se me antoje. Va en el sueldo que cobran. Los critico y los criticaré. Y los pondré a caer de un burro cada vez que crea que se lo merecen. Es verdad que si estuviera en mi mano, el noventa por ciento de sus señorías estaban en paro. Pero ojo con intentar coaccionarles. Ojo con intentar “tomar el congreso”, porque entonces estaréis negando la democracia misma.

¿Qué lo hacen mal nuestros políticos? A lo mejor soy masoquista y me gusta. Que nadie confunda el derecho a la libertad de expresión y manifestación con la subversión de la democracia. Mucho ojo, porque por mucho que sean absurdas las comparaciones entre la convocatoria de ayer y el 23-F, cercar el congreso es cercar la democracia. Y por ahí muchos no estamos dispuestos a pasar, por más que compartamos el sentimiento de indignación y la rabia contra la casta política que nos ha tocado sufrir. Asumamos de una puñetera vez que nosotros somos también responsables por acción u omisión. Fuimos nosotros – todos – los que los elegimos y los que mirábamos hacia otro lado mientras ellos engordaban a nuestra costa y apuntalaban su poder.

Parece que septiembre es el mes de los premios a la irresponsabilidad. Grupos sociales de lo más variado intentan cercar al Congreso, y los grupos nacionalistas agitan la bandera del secesionismo. Mientras, Rajoy se va a USA, a la asamblea de la ONU, a ver si pilla un sillón para los próximos años, y lleva por insignia la famosa Alianza de las Civilizaciones. Si, esa que gilipollez que tanto dinero nos costó – y nos cuesta –  y tanto criticó cuando estaba en la oposición. Y desde allí, desde la lejanía, pronuncia la frase tonta de la semana: subiremos las pensiones. Ni el mismo se lo cree. 

Vuelta al cole

Septiembre es el mes del retorno, el mes en el que la dulce y colorida anarquía del verano se esfuma para que podamos comprobar que la realidad sigue siendo igual de miserable que la que dejamos antes de las vacaciones, incluso peor.

Los pequeños vuelven al colegio, y los políticos a destrozarnos la existencia. Triste mes de septiembre, no merece tanto ensañamiento. La cuesta de cada año, este será aún más dura: la subida del IVA descuadra todos los presupuestos familiares, y aún no han llegado las ayudas para los libros. Algunas asociaciones de padres aseguran que una de cada tres familias no podrán asumir los costes del regreso de los niños a las aulas. ¿Qué hacen mientras nuestros políticos? Pues los del PP andan buscando excusas con las que poder ajustarse las cuentas unos a otros y los del Psoe reinician su guerra de manifiestos.

El PP está cada vez más fraccionado. La derecha española es demasiado heterogénea para soportar la convivencia en tiempos difíciles. La cosa puede acabar como el rosario de la aurora. Ya hay quienes trabajan en el PP para segar la hierba bajo los pies del gobierno e incluso, buscar una escisión. El tiempo dirá si la alianza liberal – conservadora aguantará el envite de esta terrible legislatura.

Los liberales están artos de tanta monja y tanto curilla. Los conservadores, hasta las narices de soportar las decisiones de quienes consideran inferiores por la gracia de dios. Cuando las cosas iban bien y había para todos, todos guardaban las apariencias. Pero ahora la cosa está peluda y las desavenencias de siempre se vuelven más evidentes.

El Psoe, pues un tanto de lo mismo. Hoy han hecho público el manifestó Por un Psoe útil, en el que se reclama un cambio de modelo organizativo y de oposición. La pregunta que me hago en estos casos es ¿acaso el Psoe actual es inútil? Evitaré responder a ella, no sea que me acusen de parcial. Pero queda  claro lo evidente: cuando toda España la está pasando putas, los dos grandes partidos andan a la gresca y preocupados por sus propios intereses. Llega  Septiembre, todo sigue igual (de jodido).

 

 

¿Un gobierno de concentración?

03/08/2012 1 comentario

El 19 de julio se reunieron en el hotel Wellington de Madrid un nutrido grupo de personalidades de la política, entre las que destacaba Jose Bono, Marcelino Orejea, Carlos Solchaga, Acebes y Suarez Pertierra. ¿Qué hablaron? Nadie puede asegurar nada, pero para muchos, esta ha sido una de las reuniones “discretas” que están teniendo lugar durante este verano para preparar el camino a un posible gobierno de concentración o unidad nacional.
Las reuniones implicarían también a conocidos periodistas y empresarios. Tendrían como objeto diseñar la agenda oculta de una transición hacia un gobierno PP-Psoe, que podría tener también la participación de algunos grupos nacionalistas y de Upyd. El gobierno estaría formado por un grupo de tecnócratas acompañado de algunos líderes políticos de las formaciones que darían apoyo parlamentario a este ejecutivo.
Algunos movimientos por parte de los sindicatos y las principales corporaciones profesionales tienen también este objetivo. En este caso, se tratará de garantizar una relativa paz social mediante el control de las convocatorias de movilización y la crítica a las medidas que adopte el nuevo gobierno.
Durante las próximas semanas y meses escucharán bastante la necesidad de que los dos grandes partidos pacten las reformas. Incluso podrán apreciar un llamamiento por parte de medios de comunicación cercanos al PP y al Psoe, pidiendo el gobierno de concentración.
Es la respuesta que el bipartidismo daría en caso de una intervención del Estado. También es posible que se planteé el gobierno de concentración si la situación económica y social empeora aún más.
Que nadie se lleve a engaños. No es el patriotismo ni la emergencia nacional lo que justifica esta decisión. Lo único que se pretende es garantizar la continuidad del bipartidismo y evitar un cambio radical en el panorama político. El Psoe teme que en España pueda ocurrir igual que pasó en Grecia, que la izquierda antisistema los supere en votos. El PP teme una escisión interna y un final parecido al que sufrió el CDS. Para evitarlo están dispuestos a cualquier cosa.
Rajoy es de los pocos que está trabajando para evitar esta eventualidad. Sin embargo, si la situación sigue empeorando, arreciarán las presiones desde su propio entorno y quizás se vea en la obligación de claudicar. El partido socialista ya ha advertido de hasta dónde está dispuesto a llegar para forzar el gobierno de concentración: la ya famosa campaña en las redes sociales “en defensa de Andalucía” es un ejemplo de cómo el Psoe está dispuesto a utilizar a la mayor comunidad autónoma de España como ariete contra la Moncloa. Si es necesario “forzar una crisis” institucional que enfrente a las autonomías con el gobierno de España lo harán sin dudarlo.

 

Alternativas a la subida de impuestos de Rajoy

18/07/2012 2 comentarios

Los inspectores de hacienda han propuesto un paquete de medidas alternativas a la subida del IVA, los recortes en las prestaciones al desempleo y las bajadas de sueldo de los funcionarios públicos.

Es una propuesta excelente, aunque no todas las medidas me parecen correctas. Una subida del impuesto de sociedades podría causar una quiebra en muchas pymes, y los impuestos sobre grandes fortunas no recaudan tanto como algunos esperan. Sin embargo, los profesionales de la Agencia Tributaria sí dan en el clavo a la hora de fijar el foco allí donde siempre debía haber estado: el fraude fiscal. La lucha fiscal y penal contra la economía sumergida y el fraude debería ser el caballo de batalla de todas las políticas fiscales, con independencia del signo político del gobierno.

La reducción del fraude fiscal a los límites de países centroeuropeos sería suficiente para cubrir todo el déficit actual de las administraciones púbicas. Se debe también, equiparar las rentas financieras a las del trabajo a efectos fiscales. No es admisible que los especuladores paguen menos impuestos que los trabajadores.

España precisa de una gran reforma fiscal, pero ni el PP ni el Psoe están por la labor de acometer este reto. Sin embargo, es la verdadera solución a nuestros problemas, no solo actuales,  también futuros.

La fiscalidad debe premiar la economía productiva y nuestros sectores estratégicos frente a la especulación. No se trata de castigar a nadie, solo de beneficiar aquellos proyectos que tienen, además de rentabilidad económica, una rentabilidad social y un objetivo estratégico como país. Este último sería el caso de los sectores relacionados con la energía, las TIC, la investigación y desarrollo de patentes, y sobre todo el sector de la cultura, por cierto, el más castigado con la subida de los IVA.

Por supuesto, estas medidas, que son sólo de carácter fiscal, deberían – a mi juicio – coordinarse con otras de las que ya hemos hablado en muchas ocasiones: reducción progresiva del los cargos de libre designación; reducción progresiva de las subvenciones a partidos, sindicatos, patronales y oneges; fin de las excepciones fiscales a partidos políticos, sindicatos e instituciones religiosas, etc; y la capitalización de deuda en el sector financiero.

Estas medidas, junto a una decidida acción política a favor del crecimiento, permitirían una rápida recuperación económica. No son perfectas, ni las únicas posibles, pero merecerían ser tenidas en cuenta en la situación de crisis económica y alarma social en la que nos encontramos. 

Rajoy, un político sin rumbo

 Dice el refranero popular <<Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces>>. Rajoy se pasó toda la campaña electoral diciendo que tenía un <<plan>> para sacar a España del atolladero. Aseguraba saber lo que había que hacer y estar dispuesto a hacerlo. ¡Cuánta presuntuosidad cabe en el ánimo de un político!

La realidad ha demostrado que el PP no es mejor que el Psoe. Cada uno a su manera, pero igual de mediocres todos. En más de una ocasión lo he manifestado en esta venta pública: el gran problema de España es el bipartidismo. Necesitamos romper con este círculo vicioso que sólo beneficia a los vagos, los inútiles y los sinvergüenzas.

La política se ha convertido en terreno abonado para felones y cantamañanas. Gentuza que nunca ha hecho nada en la vida, aparte de lamer con devoción las botas del jefe. Que sin duda también eso es un arte. Nadie confía en los políticos porque nunca se han hecho merecedores de nuestra confianza.

Incluso los medios de comunicación que han sido tradicionales valedores del PP, cuestionan abiertamente al gobierno. Basta con leer la columna de Pedro J. Ramírez, donde cada vez los obuses disparados contra Rajoy son más certeros. <<Vamos de éxito en éxito hacia la derrota final>> o <<los mercados se empeñan en demostrar la fragilidad de su ineficiencia>>, son algunas de las píldoras que el veterano periodista le ha dedicado al presidente del gobierno.

La Gaceta pedía en su editorial un <<un plan mínimamente articulado y coherente>>. Acusaba al gobierno de Rajoy de improvisar y dar palos de ciego en el peor momento de la economía española.

Incluso una filtración de la agencia Reuters aseguraba que, en la Unión Europea, Rajoy estaba considerado como  <<pésimo>> y <<torpe>>.

Mientras esto sucede, y algunos comienzan a darse cuenta de la absurda apuesta que hicieron confiando en el PP, la amenaza de un rescate soberano sigue planteando sobre nuestro país.

Rajoy ha perdido el rumbo. Es incapaz de gobernar la nave en medio de esta tormenta. Todos somos buenos marinos cuando el viento sopla a favor o vemos las maniobras desde el puerto. ¡Pero qué difíciles se vuelven las cosas cuando debemos ser nosotros quienes capitaneemos el barco en medio del temporal! Más de uno  añora los plácidos días de la oposición.

La mala educación de un gobierno insensible

29/06/2012 2 comentarios

Esta madrugada hemos sabido que será posible la recapitalización directa de los bancos. Es la primera gran batalla que pierde Angela Merkel, pero la falta de una mayor ambición sigue sobrevolando sobre el Euro y nuestra Prima de Riesgo. Sin embargo, la decisión demuestra un cambio en la correlación de fuerzas de la UE, y por tanto, también un cambio en las políticas. Este giro hacia políticas más sociales y de crecimiento es algo que deberíamos celebrar. Pero resulta difícil celebrar nada en las presentes circunstancias, y menos aún con el gobierno que tenemos.

El gobierno del PP se ha mostrado, desde el comienzo de su mandato, insensible a cualquier reivindicación o drama social. Prueba de esa falta de sensibilidad es  la reforma de la “mala” educación que acaba de aprobar en el Consejo de Ministros, pero también – y sobre todo –  su actitud hacia el recibo de la luz, el cual subirá el próximo domingo un 4%.

Muchas familias pasan por graves aprietos para poder atender sus pagos. Muchas están perdiendo sus casas. Lograr reunir lo suficiente para pagar el recibo de la luz o el agua se ha convertido en una aventura mensual imposible.

Conozco casos de personas que han tenido que prescindir de algún servicio básico, como la luz o el agua, para poder continuar comiendo cada día. Se de familias que sobreviven con la ayuda de parientes, amigos o vecinos que asumen mancomunadamente la cesta de la compra o pagan, entre todos, el recibo de la luz, el agua o la comunidad.

He visto a hombres como castillos bajar por la noche, a escondidas, a recoger agua en las fuentes,  o ducharse en las duchas públicas de las playas. Algunos ayuntamientos, copiando sin duda la actitud insolidaria e insensible del gobierno, han decidido cortar las duchas y las fuentes para evitar que la gente <<abuse>>.

En  muchas ocasiones en este blog, he hablado de las causas de la crisis, de las alternativas a las políticas ineficaces, o del daño que está causando a nuestro país el dogmatismo de algunos y las perversas consecuencias del bipartidismo. Lo he hecho siempre desde el respeto y la razón; al menos esa ha sido siempre mi intención. Pero hoy no. No me da la gana. Anoche vi el rostro de la frustración de un hombre que no tiene agua corriente en su casa y comprobó como el ayuntamiento le ha cortado también las duchas de la playa para ahorrar y evitar <<abusos>>. Y acabo de ver cómo dos políticos que cobran lo que cuatro familias de clase media, justificaban su incompetencia y la subida de la luz. Bien, pues aunque solo sea por una vez, me voy a desahogar: son ustedes unos hijos de puta. Vuestras madres no tienen ninguna culpa, seguro que eran unas santas, pero vosotros sois unos hijos de puta.

El lío fiscal del PP

17/01/2012 2 comentarios

En los mentideros políticos y mediáticos, en especial lo más cercanos al Gobierno, se dice que no todos los ministros están igual de cómodos ante la decisión de subida del IRPF. No porque estén en contra de aumentar la presión fiscal – la cual sabían, o debían saber, que era inevitable desde hace mucho tiempo –, solo que los más liberales consideran que el impuesto que había que haber instrumentalizado era el IVA. Igual ocurre con el céntimo sanitario o la subida de las tasas municipales.  Unos que sí y otros que no.

Incapaces de ponerse de acuerdo, el PP anda aún discutiendo sobre qué hacer para sacar a España de la crisis. La política fiscal es un ejemplo de este desorden, pero también la incapacidad de Rajoy – Soraya para imponer sus tesis a los Presidentes de Comunidades Autónomas de su mismo partido.

La derecha ha vendido como un éxito el secreto que envolvía la elección de los ministros. ¿Pero realmente es un éxito mantener oculto lo que debería conocerse con antelación a los comicios? En los  países anglosajones, sobre todo en el Reino Unido, son conocidos los llamados Her Majesty’s most loyal Opposition o shadow cabinet, equipos gubernamentales en la oposición dispuestos a sustituir al gobierno en cuestión de horas.

La falta de un criterio común sobre las medidas fiscales y la incapacidad de armonizar las políticas autonómicas en las comunidades en las que gobierna el PP, hace sospechar que tanto secreto, tanto silencio, se debe no sólo a una hábil campaña publicitaria, sino que también a la falta de un único mensaje. O dicho de otra manera: no hablan por miedo a tener que desdecirse tiempo después. Y temen desdecirse porque nunca tuvieron claro que hacer una vez estuviesen en el gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: