Archivo

Posts Tagged ‘Valencia’

Andalucía se suma a las mentiras

Mentiras, medias verdades y lenguaje adulterado es lo único constante en la política española desde hace años. Mucho criticamos a Rajoy con aquel <<tú dices Tomate, yo digo Rescate>>, pero está claro que en el arte de dulcificar con mentiras no entiende de ideologías ni siglas políticas. El Gobierno de la Junta de Andalucía ha solicitado un <<anticipo>> de mil millones de euros; pero asegura que no se trata de un rescate.

Claro que no es ningún rescate. Ni el de Valencia. Ni el de Cataluña. Ni el de la Banca. Ni el que viene de camino para el conjunto del país. Aquí no hay rescate, todo va de puta madre y solo tenemos <<problemillas de tesorería>>. Pero a este paso, los tomates se van a poner muy caros. A mil millones el kilo, lo menos.

Pandilla de majaderos y agarrafarolas que nos gobiernan. Si pusiesen tanto interés en hacer las cosas bien en vez de vendernos la moto, otro gallo cantaría. Por cierto, la purísima e inmaculada IU, la defensora a ultranza de la transparencia, también es cómplice de este tomate. Que poco duran los principios cuando uno se sienta en la poltrona del poder. 

Anuncios

Perdidos en su propio laberinto

07/08/2012 3 comentarios

El PP está perdido en su propio laberinto. Uno ya no sabe que pensar. O son tontos del culo o tienen demasiados peajes que pagar. No lo sé. Tal vez haya de las dos cosas.

El gobierno de Cospedal ha cerrado la oficina de turismo de Toledo y despedido a todos sus trabajadores.  Inexplicable la actitud de los populares. El turismo es la principal industria del mundo, y España uno de los actores más prestigiosos en el mercado internacional.

Toledo, ciudad Patrimonio de la Humanidad, es uno de los destinos turísticos más visitados de España. Más de dos millones de turistas y 700.000 pernoctaciones al año. Cifras de vértigo que más quisieran otras ciudades europeas para sí. Sin embargo, esto parece importarle un rábano al PP, deseoso de ahorrar a cualquier precio, aunque sea destruyendo los pilares de nuestra economía.

Se trata además, de un recorte ridículo, pues son cuatro duros los que se ahorraran con el cierre de la oficina de turismo. Pero muy grave el daño a la imagen de Toledo, perjudicando el servicio a los turistas, el gran motor económico de la ciudad.

El daño al turismo de  Toledo y a su economía es evidente. ¿Cómo pretenden sacar el país de la crisis perjudicando a nuestros sectores estratégicos y mandando a la gente al paro? Esta es una prueba más de la sin razón que se ha instalado en los gobiernos del PP, conscientes de la necesidad de acabar con el déficit pero incapaces de atajar las verdaderas causas del desequilibrio presupuestario: la caída de los ingresos, causada por la recesión económica, y la megalomanía y el clientelismo de muchas administraciones.

Perdidos en su laberinto, dan palos de ciego. Buscan culpables donde no los hay. Desprestigian a los funcionarios, a los farmacéuticos, a los parados… a este paso, incluso enfermar será delito, o al menos muy antipatriótico.

El PP ha perdido la cabeza. No puede o no quiere acabar con las redes clientelares de la administración, autentico agujero sin fondos. Tampoco es capaz de poner freno a las inversiones faraónicas y de escaso retorno económico o social de muchos de sus caudillos locales y autonómicos. Pero urgido por las circunstancias, mete la tijera en todas partes, sin ton ni son, sin criterio ni perspectiva. Están acabando con las bases de nuestra economía y nuestro modelo de sociedad.

 

Las Farmacias de Valencia abocadas a una Huelga Indefinida

06/07/2012 2 comentarios

Los farmacéuticos de Valencia han anunciado una huelga general indefinida a partir del lunes día 9 de julio. La Generalitat Valenciana les adeuda cuatro meses de recetas. Este impago está causando la quiebra de muchas pequeñas boticas, sobre todo en áreas rurales, que se ven incapaces de asumir los costes de los medicamentos.

La ministra Ana Mato, se ha ofrecido a mediar para que las farmacias entren en el plan de pago a proveedores. A buenas horas mangas verdes. ¿A caso pensaban no pagarles un duro o retrasar al máximo el pago de las facturas pendientes?

La derecha gobernante cree que la sanidad es una cuestión menor. Algo que, si va mal en el sector público, será cubierto por el mercado. Es la mercantilización de la enfermedad y los enfermos. Por desgracia, mucha gente no podrá costearse los tratamientos de sus propios bolsillos y terminarán viendo agravadas sus dolencias, o incluso muriendo, por la falta de sensibilidad de este gobierno inútil.

Hay algunos fanáticos PPeros y analfabetos cantamañanas, que aseguran que los seguros médicos privados no son tan caros como afirman los izquierdosos de siempre. La verdad es que no tienen ni puñetera idea. Son borregos lameculos incapaces de tener un mínimo de sentido crítico. Ellos no hablan: rebuznan. Van a los mítines y aplauden, jalean y agitan banderas. Vamos, lo mismo que puede hacer cualquier mono de feria bien entrenado.

La sanidad privada en España no está preparada para asumir la demanda que está generando el recorte sanitario del PP. El transvase de pacientes de la pública a la privada ya está ocasionando un grave deterioro de ambos modelos sanitarios. Además, los costes de la medicina privada son elevadísimos en España. Muy superiores incluso a los de otros países de la UE. Son muchísimas las exclusiones médicas que contemplan las pólizas privadas de sanidad. Y por si eso no fuese suficiente, los medicamentos no son cubiertos por las compañías privadas.

El cálculo de la prima es por edad, lo que supone que una persona anciana no pueda, con su pensión, cubrirse las necesidades sanitarias mediante una póliza privada. Para una persona de 63 años, la cuota sería de unos 1600 euros al año. Por encima de esa edad, las compañías aseguradoras no aceptan nuevos asegurados. Es decir, si tienes 64 años, ya no podrás contratar una póliza sanitaria en casi ninguna compañía médica privada.

Vamos, que si uno es viejo y le sobreviene la necesidad de contratar un póliza privada por culpa del deterioro de la sanidad pública, no podrá hacerlo si no es ya asegurado de una compañía. En este caso, la compañía no tendrá más remedio que aceptarlo como cliente, pero no podrá acceder a todas las coberturas habituales (casi siempre el sistema que buscan es el de reembolso) y se verá obligado a costearse de su bolsillo todos los medicamentos. Además, con los años, la prima crecerá hasta comerse un 15%, 20% y 25% de su pensión.

Por si esto no fuera ya perjudicial para gran parte de la población. Las políticas del PP pasan por forzar a los farmacéuticos a una huelga indefinida que causará muchos trastornos en los pacientes crónicos.

La razón para tanto desaguisado es, según Rajoy y su cohorte de inútiles, la falta de dinero en las arcas públicas. Sin embargo, sí que han encontrado dinero para salvar a los bancos. Debería darles vergüenza, pero como no la tienen, no creo que les importe.

Por cierto, como era de esperar, los medios de comunicación públicos nacionales están autistas en relación a este tema.  

Pirómanos

03/07/2012 4 comentarios

Arde media España, y sólo acabamos de iniciar el verano. Año tras año, verano tras verano, sufrimos la merma de nuestro patrimonio ambiental a manos del fuego. ¿Se puede evitar o son los fuegos parte de un inalterable destino? Soy de quienes piensa que el camino se hace al andar, así que no suelo dar crédito a las profecías ni a quienes hablan de lo inevitable como si ellos mismos hubiesen explorado las distintas opciones. Lo que no me cabe duda, sin embargo, es que cada uno recoge lo que siembra. Cierto que en ocasiones es el clima quien arruina las cosechas, hay parte de azar en esta perra vida que nos toca luchar cada mañana. Pero si uno no siembra es seguro que nada recoge, da igual la plaga con la que toque lidiar este año.

Asumir el fuego como una realidad inevitable es comportarse como el agricultor estúpido, que por culpa de una mala cosecha, decide no volver a cultivar jamás la tierra. Imagine que un ganadero, que al comprobar que una de sus reses está enferma, decide que ha llegado el momento de matar a todas. Pues así es como nos comportamos en relación a la naturaleza, y más en concreto con el problema de los incendios forestales.

Los fuegos se apagan en invierno. Si, en invierno. Con silvicultura y cuidado del monte. Con la vigilancia necesaria y la gestión preventiva. Con leyes que se cumplan. Y castigos duros: quien practique quemas incontroladas de rastrojos debe sufrir todo el peso de la ley. O sea, al trullo con él y embargo de propiedades y rentas.

Las redes sociales claman contra los responsables políticos que han permitido que Valencia vea arder su pulmón verde. Pero poco o nada hicieron para evitar que esto llegase a ocurrir. El problema es que llevamos décadas mirando para otro lado, confiando en que sean otros quienes asuman la responsabilidad y pongan la cara. Nadie se ha preocupado en España por exigir a los gobiernos un plan de recolonización de las áreas rurales, por plantear recuperar el monte y los bosques como fuente de riqueza, y castigar con la dureza que merece a todo aquel que crea que el campo es su estercolero privado.

Basta dar una vuelta por las zonas frecuentadas por domingueros, para observar la inmundicia que los urbanitas pijos dejan a su paso en los merenderos campestres. ¡Cuánto podríamos recaudar si a cada imbécil gorrino que tira un papel en el bosque le clavamos una multa de mil euros! Que me paso veinte pueblos. Si, los veinte pueblos que ahora corren peligro por culpa del fuego.

El trago andaluz

Lo ocurrido en Andalucía tiene una lectura compleja. En primer lugar, está el hecho diferencial andaluz, tan denostado por la derecha. Hay quienes piensan que Andalucía es una extensión de Castilla, un accidente geográfico del que habría que culpar al Guadalquivir; pero Andalucía es mucho más que región de España, es un pueblo y una cultura que se siente español pero nunca castellana, madrileña o murciana. Ortega y Gasset, en su Teoría de Andalucía, obra cuya lectura recomiendo encarecidamente a Rajoy, Arenas y Cospedal, dice Andalucía, que no ha demostrado nunca pujos ni petulancias de particularismo; que no ha pretendido nunca ser un estado aparte, es, de todas las regiones españolas, la que posee una cultura más radicalmente suya. Sabio era Gasset, no deberían olvidarlo quienes pretendan gobernar esa tierra.

El olvido del hecho diferencial hace que el PP erre su discurso año tras años. Nunca han estado en condiciones de gobernar en Andalucía, ni lo estarán hasta que no asuman la realidad propia, singular y exclusiva de esta tierra. Es verdad que no han caído en anteriores tropezones. Poco o nada se ha visto en Andalucía a Aguirre o Cospedal; no se las puede ni ver en Andalucía y el PP lo sabe, por lo que han intentado mantenerlas ocupadas y ocultas durante la campaña electoral. Sin embargo, esta estrategia de imagen no ha sido capaz – nunca lo es – de disipar el disgusto que causan en los andaluces, hartos de sufrir indigestiones pesadas a causa de las Aguirres y Cospedales.

Otro error cometido por el PP, incapaz de mostrarse en Andalucía como libre y autónomo de las decisiones que se adopten en Madrid, es soltar a los perros rabiosos de sus medios de comunicación, esperando obtener el mismo resultado que en el resto de España. Por mucho que cacareen desde los medios de comunicaciones afines ultraconservadores que Andalucía es un pozo de estiércol donde solo reina la corrupción y la molicie, los andaluces seguirán, mayoritariamente, haciendo oídos sordos a tanta barbaridad absurda.

Podría decir que los únicos pozos de estiércol se han encontrado están en Valencia y Mallorca, comunidades gobernadas por el PP, pero sería entrar en el juego sucio que ellos practican. Un juego en el que solo ganan las porteras y los verduleros. Lo cierto es que en Andalucía, como en cualquier parte – y más si un mismo partido lleva tanto tiempo en el gobierno – se cuecen habas. Casos de corrupción, haberlos hay los; clientelismo, también; tráfico de influencias, ni te cuento; pero también se han logrado muchísimas cosas. Éxitos de gobiernos socialistas que se han pretendido negar o minimizar y de los que los andaluces se sienten muy orgullosos.

El PSOE necesita una fuerte renovación en Andalucía. Es necesario que las administraciones autonómicas se aireen, y acabar con los agravios territoriales internos, pues gran parte de Andalucía siente que se beneficia a Sevilla en perjuicio del resto. Todo eso es cierto, pero solo es una parte de la realidad. Las políticas de la Junta de Andalucía han favorecido el asiento de la población en las áreas rurales, dotado de hospitales, colegios y universidades a todas las comarcas, algo de lo que Andalucía era más que deficitaria al final del franquismo. Ha logrado una notable vertebración del territorio occidental, si bien las provincias de Granada, Jaén y Almería tienen muchos motivos de queja. Andalucía es pionera en energías renovables. Las exportaciones andaluzas crecen 11 por encima de la media nacional. Etc. Realidades que la derecha española no quiere ver, escudándose solo en las  tasas de desempleo y los casos de corrupción. 

La derecha por la sangre entra

21/02/2012 3 comentarios

Los más viejos, y quienes tuvimos la suerte o desgracia de educarnos en colegios religiosos, conocemos bien aquel dicho de la letra por la sangre entra. Su aplicación política esta poniéndose de manifiesto en Valencia y Madrid, donde las movilizaciones de estudiantes pidiendo una educación pública de calidad están siendo dispersadas a fuerza de golpes y pelotas de goma.

Un país serio debería sentirse orgulloso de estos jóvenes. Un verdadero patriota debería escuchar a quienes son el futuro de su país. Pero a  la derecha gobernante, por mucho que se le llene la boca de Españas y se dé golpes de pecho, nunca ha querido a este país; solo le han importado los privilegios que disfrutar a costa de este país al que tanto dicen amar. Pues bien, España, la de verdad, no la de curas y los toreros, sino esa España heroica que estudia, investiga, trabaja, emprende y nos sacará de la crisis, a esa España la están maltratando en cada joven estudiante al que golpean.

“Ladrones a prisión, lo robado a educación” este es el grito subversivo, revolucionario, violento y peligroso de los jóvenes. Esto es lo que ha provocado que los perros de la Generalitat Valenciana les golpeen y los maltraten durante horas en las calles.

Los jóvenes y estudiantes de Valencia  están arrojando la verdad a la cara a todos. A quienes llevaron a Valencia a la situación en la que se encuentra, a quienes lo consintieron, y a quienes a pesar de los recortes y la supresión de sus derechos no salen a la calle a defender a sus propios hijos.

¿Valencia o la historia del despropósito?

Valencia se ha convertido en la Grecia española. Ya lo hemos dicho en alguna otra ocasión. Cuando son vientos soplaban a favor, todo era desmesura. Ahora que toca navegar con en medio de la tormenta y con el viento en contra, se evidencian las muchas carencias del capitán y sus oficiales de abordo.

Puede que el anterior Gobierno de España ningunease a la Comunidad Valenciana negándoles el agua y la sal. Por desgracia, en esta España de políticos sectarios y sectas políticas todo es posible. Pero no sirve de excusa para quien gastó a manos llenas lo que no era suyo.

Lo último que sacudía nuestras entrañas era la imagen de los jóvenes envueltos en mantas en institutos valencianos sin luz, sin agua, sin calefacción. ¿Cuándo los políticos españoles nos sorprenderán con un gesto de dignidad, y tras dimitir, pedirán disculpas por sus excesos megalómanos?

A %d blogueros les gusta esto: