Archivo

Posts Tagged ‘cospedal’

La imagen de España arrastrada por el fango

Lo peor que podía pasarnos ha sucedido. La imagen de España, que poco a poco mejoraba en el mundo, se ha vuelto a hundir; o mejor dicho: la han hundido. El PP, y el PSOE, y UPyD, que una organización presidida por uno de sus diputados también aparecía entre los beneficiarios, han hundido el prestigio de España en el mundo.

Desde Euronews hasta la CNN, pasando por la BBC. Desde periódicos latinoamericanos hasta el Washington Post, pasando por el prestigioso Financial Time, todos recogen la noticia del escándalo de los sobres. El Financial Time, el periódico más influyente del mundo, en su portada digital no se anda por las ramas: <<Rajoy, arrastrado a un escándalo de corrupción>><<la confianza en las élites políticas españolas se ha hundido hasta su mínimo histórico>>. Periódicos alemanes como el Der Spiegel o el Frankfurter Allgemeine se despachan a gusto con la clase política española. Este último, titulaba: <<Corrupción en el Partido Popular de Rajoy>>.

Las redes sociales no han hablado de otra cosa, y hasta twitter se ha sobre-cargado con más de diez hashtag que hacían alusión a los documentos desvelados por El País y pidiendo la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones. En facebook, como en otras tantas redes sociales, los perfiles del PP se han visto colapsados ante las protestas de los ciudadanos que han empelados de sobres virtuales las páginas del PP.

El daño moral y la mala imagen que han causado a España son motivos sobrados para dimitir. Más allá de la culpabilidad o no, la forma en la que Rajoy está enfrentando esta crisis lo deslegitima para ser el Presidente del Gobierno. Su actitud cobarde, escondiéndose tras otros para no dar la cara, es un gesto de desprecio  a los ciudadanos y de una villanía ruin e imperdonable. No queremos un cagao de Presidente de Gobierno. Si es culpable como si no, debe dar la cara. Con más motivo aún si es inocente. ¿Quién sabiéndose honrado se escondería cuando le están llamando ladrón en su cara?

Desde que Rajoy se hizo cargo del Gobierno, se ha caracterizado por esconder la cabeza como un avestruz, por dejar que sean otros quienes den la cara, callar y esconderse, como el mal estudiante que cree que ocultando las notas a los padres resolverá el problema. Rajoy debe dar explicaciones, y lo tiene que hacer de inmediato y en sede parlamentaria. España no puede esperar al sábado, cuando ha reunido a la ejecutiva de su partido, no puede esperar a que comparezca a última hora y con prisas para evitar el papelón de una rueda de prensa el lunes, junto a Merkel, con los periódicos de toda Europa preguntando lo mismo: ¿cobró usted dinero negro de donaciones multimillonarias de empresarios cuyas multinacionales tenían contratos con el Gobierno? Tiene que dar la cara, y tiene que darla en el Parlamento.

 

Vuelta al cole

Septiembre es el mes del retorno, el mes en el que la dulce y colorida anarquía del verano se esfuma para que podamos comprobar que la realidad sigue siendo igual de miserable que la que dejamos antes de las vacaciones, incluso peor.

Los pequeños vuelven al colegio, y los políticos a destrozarnos la existencia. Triste mes de septiembre, no merece tanto ensañamiento. La cuesta de cada año, este será aún más dura: la subida del IVA descuadra todos los presupuestos familiares, y aún no han llegado las ayudas para los libros. Algunas asociaciones de padres aseguran que una de cada tres familias no podrán asumir los costes del regreso de los niños a las aulas. ¿Qué hacen mientras nuestros políticos? Pues los del PP andan buscando excusas con las que poder ajustarse las cuentas unos a otros y los del Psoe reinician su guerra de manifiestos.

El PP está cada vez más fraccionado. La derecha española es demasiado heterogénea para soportar la convivencia en tiempos difíciles. La cosa puede acabar como el rosario de la aurora. Ya hay quienes trabajan en el PP para segar la hierba bajo los pies del gobierno e incluso, buscar una escisión. El tiempo dirá si la alianza liberal – conservadora aguantará el envite de esta terrible legislatura.

Los liberales están artos de tanta monja y tanto curilla. Los conservadores, hasta las narices de soportar las decisiones de quienes consideran inferiores por la gracia de dios. Cuando las cosas iban bien y había para todos, todos guardaban las apariencias. Pero ahora la cosa está peluda y las desavenencias de siempre se vuelven más evidentes.

El Psoe, pues un tanto de lo mismo. Hoy han hecho público el manifestó Por un Psoe útil, en el que se reclama un cambio de modelo organizativo y de oposición. La pregunta que me hago en estos casos es ¿acaso el Psoe actual es inútil? Evitaré responder a ella, no sea que me acusen de parcial. Pero queda  claro lo evidente: cuando toda España la está pasando putas, los dos grandes partidos andan a la gresca y preocupados por sus propios intereses. Llega  Septiembre, todo sigue igual (de jodido).

 

 

Perdidos en su propio laberinto

07/08/2012 3 comentarios

El PP está perdido en su propio laberinto. Uno ya no sabe que pensar. O son tontos del culo o tienen demasiados peajes que pagar. No lo sé. Tal vez haya de las dos cosas.

El gobierno de Cospedal ha cerrado la oficina de turismo de Toledo y despedido a todos sus trabajadores.  Inexplicable la actitud de los populares. El turismo es la principal industria del mundo, y España uno de los actores más prestigiosos en el mercado internacional.

Toledo, ciudad Patrimonio de la Humanidad, es uno de los destinos turísticos más visitados de España. Más de dos millones de turistas y 700.000 pernoctaciones al año. Cifras de vértigo que más quisieran otras ciudades europeas para sí. Sin embargo, esto parece importarle un rábano al PP, deseoso de ahorrar a cualquier precio, aunque sea destruyendo los pilares de nuestra economía.

Se trata además, de un recorte ridículo, pues son cuatro duros los que se ahorraran con el cierre de la oficina de turismo. Pero muy grave el daño a la imagen de Toledo, perjudicando el servicio a los turistas, el gran motor económico de la ciudad.

El daño al turismo de  Toledo y a su economía es evidente. ¿Cómo pretenden sacar el país de la crisis perjudicando a nuestros sectores estratégicos y mandando a la gente al paro? Esta es una prueba más de la sin razón que se ha instalado en los gobiernos del PP, conscientes de la necesidad de acabar con el déficit pero incapaces de atajar las verdaderas causas del desequilibrio presupuestario: la caída de los ingresos, causada por la recesión económica, y la megalomanía y el clientelismo de muchas administraciones.

Perdidos en su laberinto, dan palos de ciego. Buscan culpables donde no los hay. Desprestigian a los funcionarios, a los farmacéuticos, a los parados… a este paso, incluso enfermar será delito, o al menos muy antipatriótico.

El PP ha perdido la cabeza. No puede o no quiere acabar con las redes clientelares de la administración, autentico agujero sin fondos. Tampoco es capaz de poner freno a las inversiones faraónicas y de escaso retorno económico o social de muchos de sus caudillos locales y autonómicos. Pero urgido por las circunstancias, mete la tijera en todas partes, sin ton ni son, sin criterio ni perspectiva. Están acabando con las bases de nuestra economía y nuestro modelo de sociedad.

 

Tomar la calle

Hoy jueves, están previstas concentraciones en todas las capitales de provincia para manifestar la repulsa contra las políticas de Rajoy. Como en los días sucesivos, donde colectivos como el de los bomberos y policías han estado encabezando algunas marchas, confiamos en la participación masiva de la población. Es la única manera de hacer rectificar a un gobierno sordo a toda razón o argumento.

El recorte de 65.000 millones que anunció Rajoy, la subida de impuestos y el resto de las medidas leoninas que se ceba en los más débiles son inútiles. La prima de riesgo sigue 200 puntos por encima de los precios que se justificarían con nuestros fundamentales y las previsiones de recesión para el 2013 son de más de medio punto sobre el PIB, a causa de estas medidas.

Incluso el FMI cuestiona veladamente las políticas de Rajoy. Han sido los primeros en revisar a la baja nuestras expectativas para el año próximo, donde ya auguran una caída de, como mínimo, el 0,6% de nuestro PIB. Rajoy ¿es usted imbécil? ¿No se da cuenta que el problema no está en los funcionarios  ni en los parados? ¿Quiere hacer el favor, de una maldita vez, de darse cuenta que el problema de deuda de los mercados es un problema de la arquitectura de la moneda única?

Hans-Olaf Henkel, uno de los ideólogos de esta pifia de moneda que nos colaron, ha repudiado públicamente su criatura, a la que califica como <<el mayor error de su vida>>. Es uno de tantos y tantos economistas que consideran que sólo una reforma en profundidad del euro puede salvar la economía del continente.

Pero Rajoy no atiende a razones. Mucho menos Soraya, Esperanza o Cospedal. Sus verdades son absolutas. Y si no gusta, pues <<que se jodan>>, como dijo la Fabra. Bien, pues los españoles no nos resignamos a sus verdades de sacristía y penitencia. Saldremos a la calle de manera pacífica y democrática. Os lo pasaréis por el forro, como siempre. Mañana saldrá la <<Espe>> y escupirá alguna de sus lindezas contra los manifestantes. Vale, lo sé, pero ¿sabéis una cosa? Si ladran es que cabalgamos, que se jodan. 

¿Rajoy o el líder de una secta?

El pasado sábado, el Presidente del Gobierno de España se reunió con todos los Presidentes de Comunidades Autónomas gobernadas por su partido. No es la primera vez que lo hace. La actitud de Rajoy es propia de los regímenes de partido único. Quizás se hubiese sentido más a gusto gobernando en la época del Movimiento, pero la Constitución está para algo y marca con claridad tanto la pluralidad de partidos como el respeto institucional que merecen.

Reuniéndose solo con los suyos muestra un desprecio absoluto hacia las mínimas reglas democráticas, así como una actitud sectaria, propia de los iluminados religiosos y los partidarios de sistemas totalitarios.

Rajoy, los líderes del PP, y sus seguidores incondicionales, dirán que han ganado las elecciones y que tienen la mayor parte del poder territorial en España. Olvidan que la legitimidad jurídica y la legitimidad moral son cuestiones diferentes; la primera se gana en las urnas y la segunda en el día a día. Pero sobre todo, olvidan – o quizás nunca aprendieron – a sumar. Que sumen todos los que no les votaron y se llevarán una buena sorpresa. Por cierto, también pueden sumar los habitantes de Andalucía, de Cataluña, y del País Vasco. Las tres comunidades que no gobierna el PP responden por el 35% de la población Española. ¿Pretende Rajoy – Soraya – Cospedal gobernar sin el 35% de los españoles? Eso es lo que demuestra con su actitud.

 

El trago andaluz

Lo ocurrido en Andalucía tiene una lectura compleja. En primer lugar, está el hecho diferencial andaluz, tan denostado por la derecha. Hay quienes piensan que Andalucía es una extensión de Castilla, un accidente geográfico del que habría que culpar al Guadalquivir; pero Andalucía es mucho más que región de España, es un pueblo y una cultura que se siente español pero nunca castellana, madrileña o murciana. Ortega y Gasset, en su Teoría de Andalucía, obra cuya lectura recomiendo encarecidamente a Rajoy, Arenas y Cospedal, dice Andalucía, que no ha demostrado nunca pujos ni petulancias de particularismo; que no ha pretendido nunca ser un estado aparte, es, de todas las regiones españolas, la que posee una cultura más radicalmente suya. Sabio era Gasset, no deberían olvidarlo quienes pretendan gobernar esa tierra.

El olvido del hecho diferencial hace que el PP erre su discurso año tras años. Nunca han estado en condiciones de gobernar en Andalucía, ni lo estarán hasta que no asuman la realidad propia, singular y exclusiva de esta tierra. Es verdad que no han caído en anteriores tropezones. Poco o nada se ha visto en Andalucía a Aguirre o Cospedal; no se las puede ni ver en Andalucía y el PP lo sabe, por lo que han intentado mantenerlas ocupadas y ocultas durante la campaña electoral. Sin embargo, esta estrategia de imagen no ha sido capaz – nunca lo es – de disipar el disgusto que causan en los andaluces, hartos de sufrir indigestiones pesadas a causa de las Aguirres y Cospedales.

Otro error cometido por el PP, incapaz de mostrarse en Andalucía como libre y autónomo de las decisiones que se adopten en Madrid, es soltar a los perros rabiosos de sus medios de comunicación, esperando obtener el mismo resultado que en el resto de España. Por mucho que cacareen desde los medios de comunicaciones afines ultraconservadores que Andalucía es un pozo de estiércol donde solo reina la corrupción y la molicie, los andaluces seguirán, mayoritariamente, haciendo oídos sordos a tanta barbaridad absurda.

Podría decir que los únicos pozos de estiércol se han encontrado están en Valencia y Mallorca, comunidades gobernadas por el PP, pero sería entrar en el juego sucio que ellos practican. Un juego en el que solo ganan las porteras y los verduleros. Lo cierto es que en Andalucía, como en cualquier parte – y más si un mismo partido lleva tanto tiempo en el gobierno – se cuecen habas. Casos de corrupción, haberlos hay los; clientelismo, también; tráfico de influencias, ni te cuento; pero también se han logrado muchísimas cosas. Éxitos de gobiernos socialistas que se han pretendido negar o minimizar y de los que los andaluces se sienten muy orgullosos.

El PSOE necesita una fuerte renovación en Andalucía. Es necesario que las administraciones autonómicas se aireen, y acabar con los agravios territoriales internos, pues gran parte de Andalucía siente que se beneficia a Sevilla en perjuicio del resto. Todo eso es cierto, pero solo es una parte de la realidad. Las políticas de la Junta de Andalucía han favorecido el asiento de la población en las áreas rurales, dotado de hospitales, colegios y universidades a todas las comarcas, algo de lo que Andalucía era más que deficitaria al final del franquismo. Ha logrado una notable vertebración del territorio occidental, si bien las provincias de Granada, Jaén y Almería tienen muchos motivos de queja. Andalucía es pionera en energías renovables. Las exportaciones andaluzas crecen 11 por encima de la media nacional. Etc. Realidades que la derecha española no quiere ver, escudándose solo en las  tasas de desempleo y los casos de corrupción. 

Cospedal y sus comparaciones

Poco me sorprende ya de esta señora. Ahora se descuelga comparando a las cofradías y los gobiernos. Asegura que en este país, lo que se debe hacer es sacrificarse y callarse, tal como hacen los cofrades de penitencia en la Semana Santa, de la que “tantas buenas lecciones podemos extraer”.

Siquiera voy a intentar refutar sus afirmaciones, se califican solas. Mientras unos creen en el silencio y la obediencia, otros apostamos por el diálogo y la cooperación. Unos piensan que el trabajo es un castigo divino, un “ganarás el pan con el sudor de tu frente” y no se paran a contemplar la dignidad del trabajo y las condiciones justas en las que este se debe ejercer; otros creemos que el trabajo es un medio para la realización personal y, por tanto, es inseparable de las condiciones laborales en las que se desempeña. 

A %d blogueros les gusta esto: